Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo

Billy el niño caerá

La Audiencia Provincial ha archivado la querella de Kutxi pero seguiremos pidiendo justicia en todas las instancias como en el Parlamento Europeo

el confidencial

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-10-16/un-tribunal-confirma-que-las-presuntas-torturas-de-billy-el-nino-han-prescrito_1631207/

Un tribunal confirma que las presuntas torturas de ‘Billy el Niño’ han prescrito

La Audiencia de Madrid rechaza el recurso de apelación interpuso por Felisa Echegoyen, y avala la decisión del juzgado de instrucción número 39 de la capital de archivar la causa

Foto:

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado el archivo de una querella de una víctima del franquismo contra el inspector de la Brigada Político Social Juan Antonio González Pacheco, ‘Billy el Niño’, al considerar que el delito de torturas ha prescrito.

En un auto, al que ha tenido acceso ‘EFE’, la Sección 30 de la Audiencia de Madrid rechaza el recurso de apelación interpuso por Felisa Echegoyen, y avala la decisión del juzgado de instrucción número 39 de la capital de archivar la causa.

Echegoyen interpuso en 2017 una querella criminal contra Billy el Niño por un delito de torturas en concurso con otro de lesa humanidad ocurrido durante varios interrogatorios tras ser detenida en 1974 por su participación en una asamblea de trabajadores como miembro de la Liga Comunista Revolucionaria. Tras varios días de supuestas torturas, según la querella, la entonces Dirección General de Seguridad le impuso una sanción de 200.000 pesetas “al observar una peligrosa conducta de agitadora política” en ella, que representaba “una amenaza notoria y concreta para la convivencia social y la paz pública”. Al no poder pagarla, Echegoyen estuvo dos meses en prisión.

“Claramente prescritos”

Sin embargo, pasados cuarenta y cuatro años, la Sala considera que los hechos estarían “claramente prescritos” en relación al delito de torturas, como señaló la Audiencia Nacional cuando rechazó la extradición a Argentina de Billy el Niño, reclamado por la jueza María Servini que instruye la querella argentina por crímenes del franquismo.

Para que se incurra en un delito de lesa humanidad debe darse un ataque “de carácter colectivo”, si no contra una población entera, sí contra un grupo

Pero además, el tribunal cree que no se puede afirmar que González Pacheco hubiese cometido un delito de lesa humanidad (“elemento nuclear” de la querella debido a la prescripción del tipo penal de torturas), “dado el tenor aislado de la acción imputada”. Es decir, que para que se incurra en un delito de lesa humanidad debe darse un ataque “de carácter colectivo”, si no contra una población entera, sí al menos contra un grupo “identificado por su etnia, su orientación política, o cualquier otra característica”.

Una víctima no es una multitud

“No es suficiente con que se cometa un acto individual contra una persona”, prosigue el auto, por lo que las supuestas torturas deberían enmarcarse en un “un contexto de ataque sistemático o generalizado contra un grupo de población civil”. Para la Sala, independientemente de que se acredite que Billy el Niño maltrató física y psicológicamente a Echegoyen, dichos actos se dirigieron presuntamente contra una víctima y no contra una multitud, por lo que el delito “no puede entenderse cumplido con la referencia genérica a la política de persecución a los disidentes políticos del régimen dictatorial de Francisco Franco”.

Y además, para que concurra dicho delito, “no puede olvidarse el elemento político” pues el ataque debe responder a una política de un Estado o de una organización y, según la Sala, no se ha acreditado “la existencia de múltiples actos de tortura cometida por funcionarios públicos o miembros del régimen, de donde poder deducir que era una manera (de actuar) generalizada”. Por tanto, no habiendo otros imputados que “hagan suponer que era la política de persecución impuesta”, no cabe continuar con la investigación “porque no se deduce de forma justificada su comisión”.

En cualquier caso, aunque hubiesen concurrido todos esos requisitos, tampoco se le podría imputar un delito de lesa humanidad porque los hechos ocurrieron antes de la ratificación por España de los Tratados Internacionales que declaraban la imprescriptibilidad de este tipo de delitos, y también porque éstos se dictaron después de la Ley de Amnistía de 1977.

 

Pero no vamos a desanimarnos y continuaremos con actividades como ésta, en el Parlamento Europeo.

Un grupo de querellantes contra el expolicía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, ha pedido amparo al Parlamento Europeo. Las víctimas del policía han presentado sus casos ante la Comisión de Peticiones para denunciar los obstáculos de la justicia española a la investigación de los crímenes del franquismo. Once de las doce denuncias presentadas hasta ahora contra Billy el Niño han sido archivadas por juzgados de Madrid y Asturias.

La reunión con autoridades comunitarias ha estado completada con la Comisión de Derechos Humanos y eurodiputados integrados en la Comisión del Informe de DDHH en la Unión Europea (UE). La expedición sí ha afeado no haber sido recibida por el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y por el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Querellantes como Rosa María García Alcón, Felisa Echegoyen, Chato Galante y el exeurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer han señalado en Bruselas al “sádico terrorista de la tortura”. También estaba Luis Miguel Urbán, padre del eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, también torturado por Billy el Niño y que presentará denuncia en los próximos meses.

Las víctimas estaban acompañadas por representantes de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CeAQUA) y de La Comuna, presxs y represaliadxs del franquismo, como las abogadas Ángeles López y Begoña Lalana. Además del representante de la Red de apoyo terapéutico, jurídico y psicosocial en contextos de violencia (Red Sira), Pau Pérez.

“Acabar con la anomalía en Europa”

Todavía no ha amanecido en Madrid. Dos torturados hablan de la violencia sufrida en sus carnes durante la dictadura de Franco. Toman con desgana un café de aeropuerto. El desinterés tiene un poso que está a la vuelta de un par de horas de avión: van a pisar el Parlamento Europeo para denunciar la impunidad del franquismo. Y que a personajes como Billy el Niño, denunciado en Argentina por crímenes contra la humanidad, la actual democracia española le invite a no pisar un juzgado para responder por su trabajo en la sombra durante la dictadura.

El policía jubilado Billy el Niño, en una fiesta en una comisaría de Madrid.
El policía jubilado Billy el Niño, en una fiesta en una comisaría de Madrid. eldiario.es / Madrid

O a que participe  en la celebración del Patrón de la Policía Nacional en la comisaría del distrito de Ciudad Lineal, en Madrid. Billy el Niño, además, sigue teniendo  cuatro medallas que aumentan su pensión en un 50% pese a las  torturas y ensañamientos por los que no merece estas condecoraciones.

“La petición de reparación al Parlamento Europeo es para acabar con la anomalía en Europa que representa España, que es el único país que no ha asumido su obligación de dar verdad, justicia y reparación a las víctimas de su dictadura”, ha apuntado Willy Meyer. “La juez que no admite mi querella dice que no puede considerarse [el delito denunciado de torturas] un crimen contra la humanidad porque no era un ataque sistemático contra un grupo de población”, denuncia Felisa Echegoyen.

Porque el Estado español “está negando el acceso a la justicia”, dice. Dentro de sus fronteras y también fuera, como en el caso de la Querella Argentina. “La jueza Servini, del Juzgado Número 1 de Buenos Aires, pidió entrevistarse con nosotros [los querellantes] para investigar y para que ratificáramos nuestras denuncias y no pudo hacerlo porque este país bloquea cualquier petición”, explica Echegoyen.

“El Parlamento Europeo debería conminar a España para que torturadores como Billy el Niño sean juzgados”, concluye. Felisa Echegoyen fue una de las mujeres que sufrió ese trato ‘especial’ que el policía de Franco daba a las mujeres. El “sádico terrorista de la tortura” González Pacheco “disfrutaba imponiendo el terror”, contaba a eldiario.es. Como Rosa García Alcón, sometida durante seis días en los calabozos de la Dirección General de Seguridad en la Puerta del Sol: “Me dijeron que me iban a violar, tenía 18 años, era una niña”.

El franquismo como “estado de excepción”

“Se acercaba a tu cara y te echaba el aliento, era repulsivo, olía a alcohol”, repiten ambas. Ellas, como Chato Galante o el propio Meyer sufrieron las torturas y ensañamientos de Billy el Niño por los que no merece las medallas al mérito policial recibidas durante la dictadura y en plena democracia.

Rueda de prensa en Bruselas de eurodiputados y víctimas del franquismo.
Rueda de prensa en Bruselas de eurodiputados y víctimas del franquismo.

Que las fechorías de la Brigada Político Social de la dictadura de Francisco Franco sigan sin condena es “una evidencia absoluta de que los tres poderes del Estado español están sirviendo de barrera a la impunidad del franquismo”, en palabras de Galante. Es necesario, apunta Meyer, “que Europa obligue a España a acabar con este estado de excepción”.

El Grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo ha respaldado la visita de víctimas de Billy el Niño con una rueda de prensa conjunta con los querellantes. “La UE no puede seguir amparando la violación de derechos fundamentales en un estado miembro”, ha dicho Miguel Urbán. El eurodiputado de Podemos ha subrayado que el presidente del Parlamento Europeo, Tajani, y el vicepresidente de la Comisión, Timmermans, “se han negado a recibir a víctimas de torturas y esto no es casualidad, esto tiene un nombre, impunidad”.

El “grito” de las víctimas en Bruselas

“Sucesivos gobiernos han dado en las últimas décadas más de 40 indultos a torturadores” en España, ha señalado Izaskun Bilbao, del PNV. “Vuestro grito aquí en Bruselas debe servir para que ningún Gobierno europeo pueda impedir vuestra reclamación”, ha alentado. “Es chocante que hoy en el corazón de Europa haya que recordar estas cosas y además parece que vamos a peor”, ha continuado.

La “lucha contra la impunidad” describe un “Estado de franquismo post Franco” en el que “no hay reparación verdadera, pasando por el Pazo de Meirás, a los entierros en La Almudena o a estos casos que aquí se denuncian”, señala la diputada del BNG Ana Miranda. “Las democracias consolidadas no se esconden detrás de impunidades y de carpetazos a querellas, las democracias consolidadas no dan privilegios a torturadores sádicos”, ha apuntado Jordi Solé, de ERC.

Llegar a Bruselas sirve para “traer a Europa la voz de las víctimas”, afirma la abogada Begoña Lalana. “Detrás de cada denegación de justicia hay una persona que ha sufrido delitos de tortura”, que son crímenes tipificados como de lesa humanidad, ha continuado. Y en España “no se hace ninguna investigación, y el acceso a la jurisdicción es muy grave porque por ahí empiezan los derechos”, enfatiza la letrada Ángeles López.

Las torturas de la Brigada Político Social, personificada en uno de sus más deleznables exponentes, Billy el Niño, han llamado a la puerta del Parlamento Europeo. Por ahora, de doce querellas presentadas en España, en once casos el juzgado de turno ha dado carpetazo al asunto.

El torturador franquista Antonio González Pacheco sigue invitado a la impunidad por la democracia española. Y sus víctimas reclaman protección a la UE: “Hemos venido con [la querella de] Vitoria, con Pamplona, con bebés robados… vamos a venir con fosas comunes, y una vez tras otra en Europa se nos da la razón pero no se aplican medidas y el Gobierno español sigue sin hacer nada”.

Te puede interesar:

  • No hay temas relacionados

Se ha cerrado los comentarios

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes