Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo

Víctimas del franquismo denuncian 12 casos ante el Consulado argentino de Vigo

C. Prego, Faro de Vigo, 10.05.2014

Presentan desapariciones, penas de prisión y torturas para que se incluyan en la «Querella Argentina».

Cuatro víctimas y familiares de represaliados del franquismo acudieron ayer al Consulado de Argentina en Vigo para denunciar 12 casos -algunos sufridos en sus propias carnes- de desapariciones, detenciones ilegales e incluso ejecuciones perpetradas durante los años de la dictadura. Con la presentación de los escritos, las víctimas buscan que sus denuncias se sumen a la «Querella Argentina» contra el franquismo, promovida por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, y encabezada en 2010 por Darío Rivas Cando, hijo de Severino Rivas, el alcalde de Castro de Rei fusilado en 1936; e Inés García, sobrina del regidor de Salamanca que también murió asesinado en 1937.

El acto de ayer en López Neira no se limitó sin embargo a presentar las querellas. «Ha sido muy reparador», explicaba poco después Carmen García-Rodeja, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Antes de entregar sus escritos -dirigidos a la jueza argentina María Servini de Cubría-, las cuatro personas que acudieron a la oficina recordaron a viva voz ante el cónsul Roberto Gudiño sus historias y las de sus familiares represaliados.

Camilo de Dios Fernández, «guerrilleiro», permaneció encarcelado diez años tras ser detenido en 1949 por su participación en la II Agrupación Guerrilleira. Además de su caso, De Dios denuncia el asesinato de su hermano Perfecto en 1950 y la detención de su madre, Carmen Fernández, que pasó 13 años entre cárceles de Segovia, Yeserías, Alcalá de Henares, Ventas y Alcalá; y a la que se le incautaron los bienes. Concepción Mercedes González recuerda los asesinatos de sus tíos, José, Rogelio y María González, en julio de 1937 en A Coruña; así como el encarcelamiento de su padre, Joaquín González, que permaneció ocho años en la prisión de Porlier y el penal de Burgos.

Luis Fernández «Ferreiro» denuncia la paliza que recibió su esposa, Pilar García, en una comisaría de Vigo en 1969, durante un interrogatorio; y los 28 días que permaneció en la cárcel de Príncipe sin ningún juicio. Así mismo, su hermano Elisardo González, fue condenado a un año de prisión y una multa por propaganda ilegal. El propio Luis rememora las «torturas dolorosas, humillantes y vejatorias» padecidas por él mismo en A Coruña y varias estancias en prisión. Por último Miguel Ángel Freire presenta la reclusión de su tío abuelo, Miguel Ángel Freire, en 1936 y 1938. Su abuela, Mercedes Martínez, también sufrió la prisión y sus vejaciones mientras su hermano Bruno era asesinado.

Te puede interesar:

Se ha cerrado los comentarios

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes